BlackBerry, un nuevo rumbo.

Había empezado a escribir esta entrada sobre Black Berry hace casi 15 días, cuando de repente empezaron a saltar las noticias sobre su posible venta, su ‘segura’ venta y ahora los rumores de que quizás pudiese tener más novias (como Google, Intel, LG o Samsung).

Así que me veo a obligar a reescribirla, para hablar sobre cuál podría haber sido su nuevo rumbo, a la espera de lo que suceda a partir de ahora.

BlackBerry Logo

BlackBerry

Un poco de historia.

La mayoría conocemos a BlackBerry por ser la empresa que integró la telefonía profesional en nuestras empresas con los servidores de correo y servicios de mensajería.

Hasta no hace muchos años, cuando iPhone acaba de llegar y Android aún tenía camino por recorrer, era de lo más habitual ver en nuestras empresas terminales de BlackBerry que nos proporcionaban acceso permanente a nuestro correo corporativo y calendario, además de los servicios de telefonía móvil, acceso a internet e incluso algunas aplicaciones útiles para el día a día.

Sin embargo, en apenas unos años y con la irrupción de los smartphones, BlackBerry ha perdido una importante cuota de mercado y ha dejado de ser el terminal por excelencia en las empresas.

Rediseñando BB.

Metida en una profunda crisis y con el afán de recuperarse, BB se metió de lleno a diseñar nuevos terminales con una nueva versión de su sistema operativo, con el afán de recuperar la confianza de sus antiguos clientes, dando lugar a su BB10 y terminal Z10 como buque insignia.

BlackBerry Z10

BlackBerry Z10

Sobre ello podéis leer este análisis en Xataka, donde queda claro que BB ha hecho un gran esfuerzo por ponerse al día y consiguiendo un muy buen producto.

Pero, el problema que tenía BB es el mismo que tiene hoy Microsoft con su Windows Phone (no dejéis de probarlo, os sorprenderá), y no es más que el haber llegado tarde a una batalla entre dos contendientes que tienen la mayor parte del mercado.

Pese a contar con un gran producto, con algunos puntos fuertes y una integración muy buena de nuestras cuentas en redes sociales y profesionales, a estas alturas era difícil convencer a los usuarios para volver a confiar en BB o simplemente en que merece la pena pagar por un Z10, cuando por el mismo precio tienes terminales con Android superiores.

Un posible camino.

A estas alturas, una vez ya casi realizada la venta y casi decidido el futuro de Black Berry, es difícil saber qué sucederá con esta marca y si quizás, como le pasó antes a Palm, terminará desapareciendo quedando solo en el recuerdo de algunos.

Pero quizás BB habría podido tener una oportunidad, de haber cambiado su estrategia en su momento.

Con iOS y Android dominando el mercado, la idea de intentar competir con su propio SO se antojaba algo difícil, ya no solo por tener que convencer a los usuarios si no por tener que convencer a los desarrolladores de aplicaciones para que programen para tu plataforma.

Por ello, y viendo movimientos como el de Amazon para sus nuevos Kindle, la opción podría haber pasado por decantarse por Android y haber aprovechado el éxito de esta plataforma.

¿Otro fabricante más para Android?… Pues sí y no.

Porque si bien existen ya muchos fabricantes, desde gama baja a alta, hay todavía un aspecto en el que nadie ha invertido.

Con las políticas BYOD a la orden del día en las empresas, donde cada vez es más habitual ver dispositivos de los trabajadores en el día a día, los departamentos de Sistemas corren para dar soporte y evitar los habituales problemas de seguridad.

Y ahí es donde BB podría haber ganado terreno, dedicando sus esfuerzos a proporcionar una versión profesional de Android, capaz de proporcionar un espacio personal y otro profesional dentro del mismo dispositivo.

Imaginar un Android, como el que muchos tenemos ya, donde tengamos nuestro espacio personal, aplicaciones, fotos, mensajería y correo… pero que a la vez nos permita mantener un segundo perfil profesional, aislado del anterior, desde el que podamos acceder a nuestro entorno de trabajo.

Entornos separados, aplicaciones separadas para prevenir el robo de información sensible, incluso en dispositivos dual-SIM el usar conexiones distintas para cada entorno, sería una idea atractiva para las empresas que intentan ser flexibles con las exigencias de sus empleados pero sin problemas de seguridad.

Y ahí BB podría haber aportado todo su conocimiento y experiencia en entornos empresariales, siendo capaces de ofrecer no solo esa versión de Android sino también todo el ecosistema necesario para que las empresas pudiesen integrarlo.

Aunque por desgracia, me temo que ahora mismo el futuro de BB está mucho más cerca de desaparecer como marca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *