El ‘expertise’.

Estaba dando un repaso a las noticias del día, cuando me he encontrado con dos noticias que me vienen al pelo para explicar el concepto de ‘expertise’.

La primera tiene que ver con el más que deseado nuevo teléfono de Google, su Nexus 4 y gran pelotazo para la marca:

Google se disculpa por los retrasos con Nexus 4, mete en el saco a LG

No es concretamente el mercado español el que se trata en la noticia, sino el de Reino Unido e Irlanda, donde Dan Cobley, jefazo de Google, nos cuenta algunos detalles sobre el problema que se han encontrado para satisfacer a los clientes, con muy pocas unidades de teléfonos.

“Sé que lo que está pasando es inaceptable y estamos trabajando los siete días de la semana para resolver este problema. Los suministros de los fabricantes son escasos, y nuestra comunicación ha sido deficiente. Nos disculpamos por ello”

Nexus 4 - Os aseguro que es real, he tenido uno en mis manos.

Nexus 4 – Os aseguro que es real, he tenido uno en mis manos.

Y por otra parte, una noticia sobre la nueva consola de Nintendo, la Wii U y su novedoso Gamepad con pantalla de 6.2″ integrada:

Wii U comienza a agotarse en EEUU dos días después de su lanzamiento

La nueva consola de Nintendo, Wii U, ha comenzado a agotarse en tiendas de Estados Unidos dos días después de su lanzamiento. Desde la compañía han pedido calma a los usuarios y han asegurado que nuevas unidades llegarán progresivamente a los diferentes puntos de venta.

La gran ‘G’ decidió este año que ya era hora de dar un golpe de autoridad en el mercado de los smartphones, tras años de confiar en distintos fabricantes, en especial en Samsung, para sacar su buque insignia Nexus.

Después de ver cómo tras sacar un modelo destinado a vender las bondades de Android, éste quedaba rápidamente relegado por distintos modelos (incluidos los Galaxy de la propia Samsung) que eclipsaban lo que debería haber sido el modelo de referencia, este año acordó confiar en LG para sacar un modelo realmente rompedor, tanto por su HW como por su precio que lo ha situado de un día para otro como el modelo más deseado con los consabidos problemas surgidos desde el primer día.

Aunque lo malo no es que tu teléfono estrella se agote en cuestión de horas, si no que más de un mes después siguen sin dar señales de ser capaces de reponer existencias, con el cabreo de muchos interesados que hartos de esperar empiezan a decantarse por otros modelos.

Por contra, la experiencia de Nintendo en el mundo de las consolas no solo le vale para estar listo y preparado para atender a la demanda de su nueva consola, si no para haber jugado magistralmente frente a sus adversarios Sony y Microsoft y ser la absoluta ganadora.

Primero hace unos años, cuando apostó por el mercado más ‘casual’, los juegos menos vistosos desde el punto de vista de los gráficos (se quedó fuera de lo que se denominó la ‘Next-Gen’) pero un componente claramente diferenciador frente a la competencia: el Wii-mote.

Con un simple mando y ofreciendo una forma de jugar más interactiva ha conseguido vender más consolas que rivales más potentes y en teoría más preparados para ofrecer una mejor experiencia visual.

Pero no solo eso, si no como defendí en su día lo hizo con un gasto mucho menor (el precio de fabricación de la Wii era inferior a sus rivales) y obteniendo unas ganancias muy importantes que le han posibilitado, a día de hoy, adelantarse de nuevo a sus competidoras ofreciendo una nueva consola que no solo vuelve a innovar en la forma de jugar si no que ofrece un HW más potente y capaz de situarla por encima de las actuales opciones.

En estos casos, el factor diferenciador ha sido claramente el ‘Expertise‘, o lo que viene a ser la experiencia y conocimiento que te diferencia de los novatos.

Nintendo conoce muy bien su mercado (para eso lleva desde los 80 en él) lo que no solo les hace estar mejor preparados ante un importante lanzamiento y no dejar nada en manos de terceros, sino que les hace ganar ventaja frente a sus competidoras ofreciendo algo distinto y lo suficientemente llamativo aún cuando parece que no debería ser así.

Mientras tanto, Google ha pagado el pato de ser unos ‘novatos’ en el lanzamiento de dispositivos Hardware, al haber dejado en manos del fabricante escogido el asegurar los suministros (cosa que parece claro que LG no ha sabido/querido hacer) por un lado, pero también por no haber sabido prever el éxito de su teléfono o no tener un plan B para este caso, en el que a cada día que sigue sin tener stock pierde posibles ventas.

De esta forma, estos dos ejemplos nos muestran que el tener más y mejores recursos, no siempre nos aseguran el éxito en lo que hacemos, y que como se suele decir ‘la experiencia es un grado’.

Nintendo está claro que lo sabe, pero viendo el fiasco de Google en esta ocasión, o en ocasiones pasadas si nos paramos a ver los problemas fragmentación que sufre Android (es un crimen que se sigan sacando dispositivos con la versión 2.3 a estas alturas) u otros pequeños ‘fracasos’, empiezo a dudar de que Google sea capaz de identificarlos y empiece a tener claro cómo atajarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *